Blogia
A veces, las personas no son lo que parecen

6 años depués... y todo sigue igual

6 años depués... y todo sigue igual No sé yo si alguién se ha enterado, pero parece que el Barcelona se ha proclamado campeón de Liga. ¿Quién lo diría, verdad? Si es que se ha lleavado todo con tal secretismo... Yo me di cuenta básicamente por los cristales rotos y los buzones reventados con que me tropecé el domingo por la mañana, al salir a comprar el pan. Fué entonces cuando entendí que los petardos y los gritos escuchados al acostarme quizá no eran la prueba de una revolución a pequeña escala en cittia (localidad acogedora, aunque cada vez menos).

España es un país que vive por y para el fútbol. Sólo así se entiende que puedan sobrevivir al menos media docena de periódicos deportivos, con ventas incluso superiores en algunos casos en rotativos de información general. Y es que el deporte es y siempre ha sido un gran instrumento para distraer a las masas de sus muchos problemas cotidianos. Y no lo veo mal del todo. De echo, yo mismo me declaro un aficionado al deporte en general, consumo habitualmente algún que otro partido de fútbol, y puestos a escoger, pues prefiero que gane el Barça (más que nada por motivos de proximidad geográfica). Incluso disfruto hablando de ello. Hasta aquí todo bién.

Pero este fin de semana, he vuelto a descubrir que la mentalidad humana es tremendamente compleja, y en mi caso, a menudo inexplicable. No entiendo como medio país sólo parece ser feliz cuando gana un equipo. No entiendo que los informativos dediquen más de la mitad de su tiempo a hablar de fútbol. No entiendo que haya algunas personas que se creen en su derecho de destrozar cualquier cosa o cuanto menos descalificar a otros por el ridículo motivo de no compartir sus preferencias. No entiendo los forofismos extremos. No entiendo como muchas personas pueden llegar a defender con uñas y dientes el nombre de una institución o unos jugadores (con unos sueldos de verguenza) cuando lo único que sacan a cambio es un mordisco en el bolsillo. No entiendo demasiadas cosas. Y, evidentemente, la gente se muestra muy sorprendida cuando escucha lo que pienso. Debo ser el único indignado con todo esto en kilómetros a la redonda. Será que el raro soy yo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres