Blogia
A veces, las personas no son lo que parecen

A él le gusta la gasolina...

Seamos originales: hablemos de Fernando Alonso. El español más rápido del planeta, motorizado, claro (que yo he visto auténticos récordmans correr detrás del autobus... y encima con lluvia!). El sueño húmedo de todo radar de la dirección general de tráfico, pero a la vez la peor pesadilla para las agresivas campañas que diseñan ellos mismos en retorcidos brainstormings, dentro de sesiones golfas de cine gore y/o de barrio. Ayer miles de personas salieron a la calle para celebrar el triumfo de un hombre que se gana la gloria alcanzando, por lo pronto, los 300 Km/h en recta y que se deja los neumáticos en cada curva. Precaución amigo conductor la senda es peligrosa, conduce con cuidado, respeta los límites... sí sí...

Me parece extraordinario que con la magnífica cantera de pilotos que tenemos cada fin de semana en nuestras carreteras, Alonso sea el primer campeón español en 55 años de Formula 1. Vale que el equipo se encarga de tunear el coche, no te dejan poner unos altavoces Kenwood tamaño Jumbotron para despertar a Ecclestone y compañía, e incluso no tienes espacio ni para apoyar el brazo en la ventanilla (ahí va, que tampoco hay ventanilla!!) ni para colgar el muñequillo de Elvis en el retrovisor (quien dice Elvis, dice el "Bebé a bordo", el "Papá no corras" o el ambientador olor a ¿pino?). Pero oye, que pagan bien y además las azafatas están de muy buen ver. Aunque después, si ganas, te arriesgas a que todo el mundo, inexplicablemente, te odie. Le pasó a Schumacher. Le empieza a pasar a Alonso... ¡y el que no haya puesto algún nick en su msn en alusión a lo cansino que está siendo el fenómeno Alonso, que tire la primera piedra!

He leído en un periódico de tirada nacional (el cual mantendré en el anonimato para evitar posibles episodios de violencia y vandalismo hacía sus redactores) las opiniones de Marc Gené, diciendo que "Fernando Alonso es muy buen piloto"... ¡Un momento! ¡Parad máquinas! ¡¿Como se atreve nadie a insinuar que no es el mejor piloto de todos los tiempos?! Y después lo remata con un "Tiene mucha confianza en sí mismo, una virtud, pero nada en particular, así como Schumacher tiene cosas singulares...". ¡Aaaaaah! ¡Hereje! ¡Restauremos a la Inquisición y quemémosle vivo como escarnio popular! Aquí sólo se puede hablar mucho y muy muy bien del asturiano. Y es que hoy he desayunado con Alonso. He ido en metro con Alonso. He cambiado de clase mediante Alonso. La tele y la radio sólo enseñan a Alonso. He comido otra vez con Alonso. Y me he cagado en Alonso. Será que soy un intolerante, pero una persona que gana en un año lo que yo en 2 o 3 vidas (en función de las quinielas acertadas), aunque se juegue el tipo en cada carrera, no me inspira lo que se dice "pasión" o "admiración". Más bien no. Felicidades, se lo ha currado y todo eso, pero ya está, no más. Que uno empieza a sospechar que los hilos de nuestra sociedad los mueve el deporte...

Pero alegrémonos al menos por nuestros padres, que cuando alguién los avanzé por la autopista, ya no gritarán aquello de "Mira al Fittpaldi!" o "Mira al Schumacher!", sinó que dirán orgullosos "Ahi va el Alonso!".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres